domingo, 10 de julio de 2011

Críticas de los estrenos de cine del 8 de julio

Análisis de los estrenos de cine de esta semana: "Cars 2", "El amor de Tony", "Beginners (Principiantes)", "La noche que no acaba", "Amigos" y "Bad Teacher".

Por J.J.M. / http://www.cope.es

Cars 2: Trailer oficial en español - Pixar
Cars 2
*** (6,5). Tras ganar por quinta vez consecutiva la Copa Pistón, la estrella de las carreras de coches Rayo McQueen, y su fiel amigo, la oxidada e ingenua grúa Mate, abandonan de nuevo Radiador Springs para competir en Japón, Italia, Francia e Inglaterra en el primer Grand Prix Mundial, organizado por el empresario Sir Miles Axelrod, que está promocionando un biocombustible ecológico denominado Allinol.

Pero las ilusiones de los dos amigos se complican cuando Mate se ve involucrado en una peligrosa trama de espionaje internacional, en la que deberá ayudar a los espías británicos Finn McMissile y Holley Shiftwell. Ayudado por Brad Lewis como codirector, retorna tras la cámara John Lasseter, cofundador hace 25 años de Pixar y su actual vicepresidente creativo, que no ejercía como director desde 2006, año en que estrenó “Cars”, para muchos la película más floja hasta ahora de la factoría de Emeryville, aunque es una de las más populares entre la chiquillería. Pues bien, su continuación, “Cars 2”, ahonda en los defectos narrativos y dramáticos de su antecesora, y le quita el puesto en la parte más baja de los largometrajes pixarianos.
Nada cabe reprochar de la impresionante animación de “Cars 2”, enormemente expresiva y muy espectacular en las numerosas secuencias de acción, muchas de ellas con cientos de personajes en escena. Incluso merecen un rotundo aplauso sus antológicos fondos, que recrean con impresionante belleza Tokio, París, Londres y las imaginarias ciudades de Porto Costa y Radiador Springs. Todo ello, presentado en un 3D estereoscópico muy impactante, pero sin excesos, y envuelto en una variadísima banda sonora de Michael Giacchino, completada por varias canciones actuales bastante buenas. El problema es que todo este despliegue audiovisual tiene un alma muy pequeñita por culpa de un guión demasiado episódico, con un esqueleto frágil y una excesiva acumulación de gags deshilvanados, el gran defecto de la mayoría de las películas de DreamWorks Animation, el gran competidor de Pixar.

Ciertamente, se agradece el esfuerzo de John Lasseter por enriquecer la pura competición automovilística con una entretenida subtrama de intriga a lo James Bond, que incluye los mejores momentos del filme, sobre todo al irrumpir en ella el descacharrante humor de la torpe grúa Mate. Pero el espectador se dispersa entre tantos personajes, y nunca ríe, llora, se conmueve con ellos, como hace irremediablemente en los demás filmes de Pixar, especialmente en la trilogía de “Toy Story”, “Los Increíbles”, “Ratatouille” o “Up”.

El amor de Tony - Trailer

El amor de Tony (Angèle et Tony) *** (7). Un pequeño puerto pesquero de Normandía. Angèle (Clotilde Hesme) es una mujer joven que perdió el rumbo hace años. Acaba de salir de la cárcel, y quiere dar un giro a su vida y recuperar a su hijo, que vive con los abuelos paternos. Tony (Gregory Gadebois) es un fornido y sencillo pescador, acostumbrado a la dureza y el sacrificio propios de su oficio. Vive con su madre, pero anhela satisfacer su deseo contenido de disfrutar de la vida. Los caminos de Angèle y Tony se cruzan por un anuncio, y su primer encuentro es desastroso. Sin embargo, Angèle queda fascinada con la bondad de Tony, mientras que él no acaba de creerse ese interés.

La francesa Alix Delaporte debuta con buen pie como directora de largometrajes con este intenso melodrama, ganador del Premio Michel d’Ornano 2010 a la Mejor ópera prima francesa y del Premio de la Crítica en la Mostra de Valencia 2011 (Sección Panorama Mediterráneo). A bote pronto, sobresale su magnífica dirección de actores, sobria pero eficacísima, así como una puesta en escena siempre fluida y sustancial, a pesar de su densidad dramática. Pero quizás lo más valioso del filme es su guión —de la propia Delaporte—, afiladísimo en su retrato de los personajes y con una sorprendente facilidad para pasar de un arranque casi nihilista —áspero, desabrido y con algún apunte grosero— a un desenlace de emotiva calidez, en el que sortea el pesimismo para exaltar la capacidad de amar y perdonar del ser humano, incluso en las circunstancias más difíciles.

Todo ello, desde una humanísima perspectiva moral, crítica con el materialismo hedonista, comprensiva con las flaquezas humanas, y elogiosa de la caridad, la familia y la maternidad.

Trailer de la película Beginners (Principiantes)

Beginners (Principiantes) ** (5,5). Oliver (Ewan McGregor) es un solitario creativo publicitario al que le cuesta mucho mantener una relación estable. Ahora se esfuerza por complacer a Anna (Mélanie Laurent), una guapa e impredecible actriz francesa, que le corresponde. Pero a Oliver le pesa todavía mucho el reciente fallecimiento de su padre Hal (Christopher Plummer), que le desveló su homosexualidad cuando cumplió 75 años, al poco de fallecer la madre de Oliver, con la que Hal vivió durante cuarenta años simulando un amor que no sentía. Inspirada libremente en la propia vida de su director y guionista, el californiano Mike Mills (“Thumbsucker”), esta película padece un enfático tono panfletario y hedonista, a menudo demasiado complaciente con la propaganda gay.

Sin embargo, suaviza un poco ese hándicap con algún que otro apunte crítico —que parece cuestionar un poco la aparente felicidad del desmadrado Hal en su fase gay— y, sobre todo, con su matizado retrato del arduo romance entre Oliver y Anna, dos personas perplejas ante el amor, pero que acaban paladeando la siempre limitada felicidad de darse el uno al otro. Esta cierta honestidad moral dota de una desarmante veracidad a las interpretaciones del escocés Ewan McGregor y de la parisina Mélanie Laurent, mucho más afinadas y emotivas que la de Christopher Plummer, demasiado atada a los perfiles arquetípicos y moralmente confusos de su personaje. Por lo demás, la puesta en escena, aunque algo tediosa, resulta fluida, nítida y nada efectista, y se ve envuelta por la bella partitura de Roger Neill, Dave Palmer y Brian Reitzell. Elogio especial merecen las divertidas conversaciones del protagonista con el inteligente y cariñoso perro que ha heredado de su padre, cuyos pensamientos son expresados con subtítulos.

Trailer de la película La noche que no acaba

La noche que no acaba ** (5,5). Después de su notable e intimista documental “La leyenda del tiempo”, el gerundense de familia vasca Isaki Lacuesta insiste en el género pero cambia de tono en “La noche que no acaba”, abigarrado repaso a las amplias estancias en España de la actriz estadounidense Ava Gardner, “el animal más bello del mundo”, como la definía la publicidad en su época dorada.

En concreto, Lacuesta enmarca su película entre “Pandora y el holandés errante” (1951) y “Harén” (1985), la primera y la última película que la mítica actriz rodó en nuestro país. Y se apoya en fragmentos y fotografías de esos y otros filmes, y en numerosos testimonios de personas que la trataron durante esos años. Aunque es narrativamente original, y aporta una valiosa documentación histórica, el resultado es irregular, pues se muestra parcial en sus comentarios antifranquistas y dedica demasiado atención a los aspectos más frívolos de la vida de Ava Gardner y, en concreto, a sus sonados romances con el cantante Frank Sinatra y los toreros Mario Cabré y Luis Miguel Dominguín, dejando demasiado en segundo plano sus facetas más artísticas y humanas.

Tampoco ayudan mucho las actrices Ariadna Gil y Charo López, como narradoras de la historia, pues su tono frío y declamativo subraya la falta de perspectiva ética del filme.



Amigos… ** (5,5). La firme amistad entre Diego (Ernesto Alterio), Santi (Diego Martín) y Víctor (Alberto Lozano) es puesta a prueba cuando se enteran de que ha fallecido un antiguo compañero de la infancia, Nacho (Ramón Esquinas), que les ha dejado su herencia de 17 millones de euros. Para hacerse con ella deberán participar en una apuesta planeada por el difunto, que ha dejado indicado que se lleve la herencia íntegra quien acumule la mayor audiencia en un programa de televisión. Esto provoca entre los tres amigos una loca espiral de competitividad, de consecuencias impredecibles. Premio del Público en el Festival de Málaga 2011, esta comedia de Borja Manso (“Real, la película”) y el debutante Marcos Cabotá se mantiene por encima de la media del cine español pues su guión no carga demasiado la mano en sus aspectos más obscenos y gruesos, lo que posibilidad unos cuantas situaciones divertidas y algunas interpretaciones elogiables, como las de Manuela Velasco y Ernesto Alterio.

El resto del reparto mantiene el tipo —dentro de un estilo más histriónico y convencional—, al igual que la televisiva puesta en escena. Pero casi nunca logran dar más vuelo al previsible y poco chispeante guión de Borja Manso y Borja Cobeaga (“Pagafantas”), que no se han atrevido a hacer más sangre con la inmadurez afectiva y vital de tantos treintañeros y treintañeras, ni con el desolador panorama de la telebasura. Será porque Telecinco es una de las productoras de la película...



Bad Teacher * (1). Elizabeth (Cameron Diaz) es una profesora mal hablada, frívola, perezosa y adicta al sexo y al alcohol, que solo va al colegio para dormir sus resacas y encontrar un buen partido que mantenga su desenfrenado tren de vida. Por eso lanza los tejos a Scott (Justin Timberlake), un rico y apuesto profesor de su instituto, al que también pretende la perfeccionista y cursi Amy (Lucy Punch). En ésas, se interesa por Elizabeth otro profesor, el tosco Wally (John Michael Higgins), que es casi tan superficial como ella.

Irritación y vergüenza ajena provoca esta espantosa comedia de Jake Kasdan (“Dewey Cox: una vida larga y dura”), plagada de groserías y bobadas sin gracia, con el sexo, las drogas y la mentira como principales motores de los personajes. Lo peor es que se involucra en el desmadre a adolescentes, y seguramente se pretende que sean ellos el principal público potencial de la película. Casi de juzgado de protección de menores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario