viernes, 20 de marzo de 2009

El cine español vuelve a Polonia

'Siete mesas de billar francés' inaugura la novena edición de un festival dedicado a promocionar nuestra cinematografía

PROTAGONISTAS. Gracia Querejeta con parte del reparto de 'Siete mesas de billar francés'.

La novena edición de la Semana de Cine Español en Polonia comienza este jueves en Varsovia con la proyección de Siete mesas de billar francés, película dirigida por Gracia Querejeta que recibió dos Premios Goya a la mejor actriz protagonista y actriz secundaria y siete nominaciones en otras categorías, además de varios galardones.

Hasta el 28 de marzo, los polacos podrán ver cine español en las mejores salas de ciudades como Varsovia y Cracovia. El objetivo, según los organizadores del evento, es «presentar y promover la cinematografía española entre el público polaco», que es uno de los más cinéfilos de la Unión Europea (UE). Es una ocasión única para poder conocer las obras más interesantes del cine español actual, ya que muchas de las películas que se proyectan sólo pueden ser vistas en Polonia fuera del circuito comercial, a lo largo de un festival que está organizado por el Instituto Cervantes de Varsovia y Cracovia, la Embajada de España, Acción Cultural Exterior y la agencia de promoción polaca Mañana. Cuenta, además, con el apoyo de diversas empresas, entidades y medios españoles y polacos, como la multinacional Freixenet, Iberia, el diario Gazeta Wyborcza y el semanario Polityka.

Se proyectarán películas como El pollo, el pez y el cangrejo real, de José Luis López-Linares; Las 13 rosas, de Emilio Martínez-Lázaro; 53 días de invierno, de Judith Colell; El silencio antes de Bach, de Pere Portabella; Tiro en la cabeza, de Jaime Rosales; Lo mejor de mí, de Roser Aguilar, y En la ciudad de Silvia, de José Luis Guerín.

Son películas que ponen sobre la mesa cuestiones como la relación entre la imagen y la música, el terrorismo, el franquismo y el amor y las relaciones entre hombres y mujeres. También se podrán ver documentales como ¿Qué tienes debajo del sombrero?, de Lola Barrera e Iñaki Peñafiel; El honor de las injurias, del escritor y pintor Carlos García-Alix, que cuenta la historia del anarquista español Felipe Sandoval, y Semana Santa, dirigido por Carlos G. Úbeda, una obra que a través de rituales prohibidos, pero vivos todavía en algunos pueblos de España y Filipinas, muestra una cara conflictiva de la religión católica.

Además de películas españolas, los interesados podrán participar en un cursillo sobre el rodaje de cortometrajes a través de la cámara del teléfono móvil. Impartirán las clases Alberto Tognazzi, organizador del Movil Film Fest de Barcelona, y la artista María Canas, guionista y directora de cortometrajes como El perfecto cerdo.

Las exposiciones fotográficas, como la de Óscar Fernández Orengo, que ha captado con su cámara una serie de momentos íntimos de la vida de actores populares del cine español como Javier Bardem, Marisa Paredes y Pilar López de Ayala, y el flamenco también estarán presentes en el festival .

Un público exigente

Los cinéfilos polacos suelen ser exigentes con la calidad de las películas extranjeras que se exhiben en su país, tanto en la gran pantalla como en televisión. Aunque el cine estadounidense encabeza el ranking de producciones extranjeras exhibidas en Polonia , la filmografía española ocupa un lugar privilegiado.

El fenómeno no es nuevo, pues en tiempos del comunismo directores como Carlos Saura y Antonio Bardem eran muy apreciados por los polacos. La democratización de Polonia y su apertura al mundo, a partir de 1989, facilitó la entrada del nuevo cine español, protagonizado por directores como Pedro Almodóvar, que se ha convertido en un icono de la nueva España en el país centroeuropeo.

Alejandro Amenábar e Isabel Coixet son otros cineastas españoles muy conocidos y queridos por el público de un país que ha dado a luz a grandes directores como Andrzej Wajda, Konrad Szolajski, Marcina Ziebinskiego y Krzysztof Kieslowski.

No hay comentarios:

Publicar un comentario